lunes, 23 de febrero de 2009

Tu historia.


Contar su historia personal es la religión fundamental de la mayoría de la gente de este planeta. La historia personal se localiza en un cuerpo, en una tribu, en una nación, en una religión, un "nosotros". Por eso el planeta está en guerras constantes, y por eso es posible que estés en una guerra constante contigo mismo. Si puedes reconocer cuál es tu historia, entonces tu conciencia será mayor que tu inconsciencia. Puedes ver cuál es tu historia y dejar de confundirla con la realidad.

La auténtica posibilidad radica en reconocer que todas nuestras historias, por complejas y multifacéticas que sean, por más hondamente implantadas que estén en nuestra estructura genética, son sólo historias. Cuando pasas por alto la verdad de quien eres por ser fiel a alguna historia, pierdes una preciosa oportunidad de autorreconocimiento.

Como medio de exponer tu propia historia particular, puedes preguntarte, honesta y directamente, ¿cuál es mi historia? La finalidad de la historia no es poder librarte de ella o creértela. El propósito es que veas qué historias cuentas sobre quien crees ser, o quien crees que deberías ser.

Cualquiera sea tu respuesta, ¿puedes admitir la posibilidad de que todo ello no sea más que una historia? No es correcta ni equivocada; simplemente no es real. Experimenta la posibilidad de su irrealidad. Deja que tu conciencia vuelva a caer en el espacio donde no hay historias, donde no hay pensamiento. Si surge un pensamiento, limítate a observar cómo pasa. No es correcto ni equivocado. Sólo es un pensamiento; no tiene nada que ver con la verdad esencial de quien eres.

Gangaji.

6 comentarios:

sankaradas dijo...

Cuando leí "un diamente en tu bosillo" hace unos años descubri a la seguidora de Poonja que su vez lo era de Ramana, que mejor pedigree podia tenr alguien para interesarme?
Pero al fin no fue su linea de ensñanza sino ella misma quien me aportó una visión femenina y occidental del advaita que complementó un camino que hace mucho tiempo que sigo.
Te agradezco que me la hayas recordado y animo a todos tus lectores a lerla.

Namasté

Z. dijo...

Hola Francisco! A veces una cosa explicada de cierta manera llega muy dentro, esta explicación del ego como historia personal es inmejorable.
Un abrazo!

Bacdiras dijo...

Coincido con Z, a veces la explicación hace mucho. Muy nítida.

Un abrazo y gracias.

Luis Miguel dijo...

Un saludo a todos desde el corazón.
Expones una muy correcta iniciación al descubrimiento del vacío del ego.
Excelente blog que acabo de descubrir.
Gracias por tu trabajo.

Soledad dijo...

Lo mismo que comenta Sankaradas acerca de Gangaji me ocurre con Consuelo Martín. No es tanto su enseñanza como lo que ella es, la radicalidad de su presencia.

Y otra mística femenina que siempre me ha llegado al corazón es la Dama Juliana de Norwich, con su maravillosa y cálida afirmación de que "todo está bien y todo está bien y todo terminará bien".

En cuanto a Catalina de Siena, se cuenta de ella que en cierta ocasión Dios le "dijo":
"Yo soy el que soy. Tú eres la que no es".

Francisco dijo...

Sankaradas, Z., Bacdiras, Luis Miguel y Soledad gracias por sus comentarios.
Soledad, hace poco terminé "El Arte de la Contemplación" de Consuelo Martin y lo sentí como un gran aporte. Gracias por compartir tus maestras con nosotros.
Un gran abrazo a todos(as).