martes, 8 de septiembre de 2009

Adicción espiritual.


Una persona espiritual se puede volver adicta a subidones espirituales, y de esa forma se pierde la experiencia de la Verdad. La adicción espiritual aparece cuando sucede algo estupendo y lo sientes igual que si estuvieses bajo el efecto de una fuerte droga. En cuanto lo obtienes deseas más. No hay droga más potente que la experiencia espiritual. El componente intelectual de esta adicción te hace creer que si tuvieses suficientes experiencias de este tipo, te sentirías bien todo el tiempo.

...Una persona espiritual está convencida de que no tiene ningún problema, cree que su ebriedad es distinta de las demás y opina que la solución reside en seguir espiritualmente ebrio permanentemente... Este problema perdurará mientras una parte de tí siga esperando el subidón de la experiencia... Te sientes genial durante un breve período de tiempo y después experimentas la reacción contraria... Cuando estas experiencias de subidones y bajones se suceden durante un tiempo suficientemente largo, empiezas a entender que la experiencia del subidón no es más que un péndulo al que le sigue un bajón... Éste es el movimiento del buscador, pero también es el movimiento del yo, pues siempre está interesado en las reacciones opuestas y en las iguales, y siempre está intentando mantener una experiencia y evitando otras... Mientras la identidad siga ligada a este movimiento, aunque estés en un subidón espiritual que te parezca muy noble, nunca llegarás a ser libre. Así no podrás ser libre, pues no podrás mantener la experiencia. Por su propia naturaleza, la libertad no tiene nada que ver con el mantenimiento de una experiencia concreta, pues la naturaleza de la experiencia reside en el movimiento... El yo personal cree que cuando se siente mejor está más cerca de su verdadera naturaleza y que cuando se siente mal está más lejos.

...La naturaleza de la experiencia consiste en cambiar o agitarse como las olas del mar. Se supone que eso es lo que debe hacer. La identidad empieza a salir del "yo", del buscador, para perseguir alguna experiencia en particular, hasta que llega, precisamente, a esto. Precisamente a esto. El centro está siempre aquí mismo. El centro ha estado aquí desde siempre. El buscador era el único que insistía en intentar llegar al centro de la experiencia espiritual del subidón... Aunque tu experiencia emocional o psicológica sea muy ordinaria, infeliz o extraordinaria, el centro seguirá estando aquí mismo. Y sólo desde aquí podrás empezar a asimilar que todo es una expresión del centro. Todo. Ninguna expresión es más auténtica que otra, pues en su centro no existe buscador alguno. Aquí mismo no hay nada. Todo es Uno.

Descubrirás que en ese centro no hay ningun yo. Sin ese yo en el centro, nadie puede juzgar si una experiencia determinada es la adecuada o si es espiritual... Todo es una expresión de ese centro y no hay nada separado de él.

...Cuando veas que el centro está vacío y que no contiene a nadie intentando ser otra cosa, te darás cuenta de que es mucho mejor que el mayor subidón espiritual. La verdad es igual de agradable, pero infinitamente más libre.

Adyashanti.

10 comentarios:

gabo dijo...

Buenísimo lo que dice Adyashanti. Es fácil volverse presa de las experiencias 'espirituales'... la vía del medio, una vez más, parece ser lo más conveniente. Y la conciencia, como forma de atestiguar el presente y aquello a lo que se alude por su ausencia, sería entonces la clave para la libertad en el cambio.
Gracias por compartir este texto.

Soledad dijo...

¿De dónde es el texto? No lo conocía, o no lo recordaba de sus dos libros en español.
Un abrazo.

Francisco dijo...

Hola gabo. Soledad, el texto es de La Danza del Vacío de Gaia Ediciones. Un abrazo.

ASHRAM ARUNACHALA dijo...

OM

Con todo respeto para Adyashanti, creo que el termino que usa (quizás sea la traducción),de "subidón espiritual", creo que no es acertado, y que sería más correcto, el de "subidón del ego(sólo es una opinión personal).
Un abrazo!

Erlik_Khan dijo...

Es una entrada estupenda, una forma de ver que lo que aparentemente y socialmente esta bien visto... es una forma mas de adicción, solo el estar consciente nos ayuda a no caer en ellas.

mitakuye Oy Asin
Erlik Khan.

Chencho dijo...

Hola. Muy interesante el texto. Me hizo reflexionar.
Gracias y saludos.

Bacdiras dijo...

¡Qué maravilla! No podría destacar nada.
Un abrazo y gracias.

Delia Regina dijo...

Muy bueno este texto que pone en evidencia las trampas del ego siempre que nos impulsa a perseguir algo por creerlo mejor, eso nos mantiene en el tiempo y en todo lo conocido por la mente.
Gracias.

José Manuel dijo...

Hola Francisco,
nos has traído un extracto en donde todo lo que se dice es verdaderamente importante y que tendríamos que recordar constantemente.
"El centro no contiene a nadie intentando ser otra cosa. La verdad es igual de agradable pero infinitamente más libre..." Hay ahí unas claves extraordinarias.
Gracias. Un abrazo.

Z. dijo...

Hola Francisco: Coincido con todos los que te han escrito. Es un texto extraordinario, para tener muy presente y recordar a menudo. Me anoto especialmente esta frase: "Ninguna expresión es más auténtica que otra, pues en su centro no existe buscador alguno."
Un abrazo y gracias!