viernes, 2 de octubre de 2009

Por cierto...


Por cierto que es extraño no habitar más la tierra,
no seguir practicando las costumbres apenas aprendidas,
no dar el significado de un porvenir humano a las rosas
y a tantas otras cosas llenas de promesas;
no seguir siendo lo que uno era
en unas manos infinitamente angustiadas
o incluso dejar de lado el propio nombre
como un juguete destrozado.
Es extraño el no seguir deseando los deseos. Es extraño
ver ondear libre en el espacio todo lo que antes se amarró.
Y el estar muerto es laborioso y tan lleno de recuperaciones
que solo lentamente percibe uno algo de eternidad. Pero los vivos
cometen todos el error de distinguir con demasiada vehemencia.
Los ángeles (se dice) no sabrían a menudo
si andan entre los vivos o los muertos.
A través de ambas regiones el eterno fluir
siempre arrastra consigo a todas las edades, acallándolas.

Rainer Maria Rilke.

3 comentarios:

Z. dijo...

Por cierto Francisco, interesante reflexión, es como la estrecha línea entre el sueño y la vigilia, vivir entre dos mundos.
Un abrazo!

ASHRAM ARUNACHALA dijo...

OM
Su epitafio escrito por él mismo,
podría insertarse en tu preciosa entrada:

"Rosa, oh contradicción pura, placer,
ser el sueño de nadie bajo tantos
párpados...!"

Gracias por traernos tanta sensibilidad!

sankaradas dijo...

Hola Francisco.

Talvez porque la tanatologia es una parte importante en mi enseñanza, me ha gustado mucho este post de Rilke.

Encuentro genial esta estrofa:

"Y el estar muerto es laborioso y tan lleno de recuperaciones
que solo lentamente percibe uno algo de eternidad"

Un abrazo.