miércoles, 12 de mayo de 2010

Todo está bien si...


Todo está bien si usted se entrega al Poder Superior. Ese Poder cala profundamente en sus cosas. Sólo en la medida en que usted piense que es quien efectúa el trabajo está obligado a cosechar los frutos de sus acciones. Por otra parte, si usted se entrega y reconoce a su yo individual sólo como una herramienta del Poder Superior, ese Poder se hará cargo de sus cosas junto con los frutos de las acciones. Estas ya no lo afectan y el trabajo prosigue sin obstáculos. El esquema de las cosas no se altera ya sea que usted reconozca al Poder o no. Sólo hay un cambio de actitud. ¿Por qué usted ha de llevar su carga sobre la cabeza cuando viaja en tren? El tren lo lleva a usted y a su carga, ya sea que ésta la tenga usted sobre la cabeza o la deje en el piso del tren. Llevándola en la cabeza no disminuye la carga del tren sino que sólo se esfuerza innecesariamente. Es similar el sentido de la ejecución de la acción por parte de los individuos que están en el mundo.

Sri Ramana Maharshi.

5 comentarios:

José Manuel dijo...

Bendito ese reconocimiento y entrega al Poder más alto, a la Gracia, al Sí mismo y que sea lo que tenga que ser porque, además, así será de cualquier modo.
Gracias, Francisco, por traer al recuerdo esta enseñanza axial de Sri Bhagavan Ramana.
Un abrazo!

Z. dijo...

Sí! Así de sencillo ...
Gracias amigo!

Peregrina dijo...

Cuando no soy consciente ...creo que con mi esfuerzo se hace mi vida, recordando ese poder divino que actua fluidamente ...como agua de rio que sigue su corriente...me dejo ...me entrego a El...entonces no hay esfuerzo solo confianza y entrega.

Un abrazo.

AGUSTIN FERNANDEZ DEL CASTILLO SUARDIAZ dijo...

Hola Francisco,

Traes en este artículo un tema interesante y es ese esfuerzo de más que ponemos en las cosas.

En la sociedad occidental, tenemos en el interior del cuerpo, toneladas de ideas y de energía acumulada y sin actualizar y aunque la mente juegue a querer no involucrarse en las cosas, todas esa raíces en nuestras entrañas, que sujetan tanta imaginación retenida y no usada, nos llevan al huerto una y otra vez.

Creo que la vida es bueno vivirla con mucha intensidad y eso, acelera de una forma natural, el que la última de nuestras raíces ahueque el ala y salga. Y cuando eso va ocurriendo, como estás saturado de haber vivido la vida, quedan pocas ganas de empezar a acumular energía en forma alguna, pues la vivencia de Ser, ya actúa como el viento en otoño y va exigiendo al Alma que vuele para otras latitudes.

Que tengas buen día,

Agustin

Francisco dijo...

Buen día para tí Agustín. Un gran abrazo.
Saludos José Manuel, Z., Peregrina.