viernes, 9 de enero de 2009

Confianza en Sí mismo.


Otro temor que nos aleja de la confianza en nosotros mismos, es nuestra consecuencia: la reverencia por nuestros actos o palabras pasadas. Porque los ojos de los demás no tienen otros elementos para calcular nuestra órbita que nustros actos pasados, y no nos sentimos con ánimo de defraudarlos.

Pero ¿por qué hemos de tener la cabeza vuelta hacia atrás? ¿Por qué arrastrar el cadáver de la memoria, para no contradecir algo que hemos dicho en éste o en aquel lugar público?

Supongamos que tuviéramos que contradecirnos, ¿y qué?...

Vivid siempre un nuevo día.

Ralph Waldo Emerson.

1 comentario:

Bacdiras dijo...

Si aprendiéramos a morir -y cuando digo mori, no sólo hablo de un hecho fisico- posiblemente moríamos a cada paso, pero al mismo tiempo naceríamos renovados a cada momento.

Un besillo.