martes, 12 de mayo de 2009

Creación.


Por ignorancia de las enseñanza expuesta hasta aquí por nosotros surge la suposición de una Creación; como el absoluto error fundamental de toda falsa Metafísica y enseñanza religiosa, y particularmente como el primer principio del Judaísmo y del Paganismo. Obligados a reconocer la absoluta unidad y la inalterabilidad del Ser divino en sí mismo, y por otro lado no queriendo renunciar a la existencia independiente y verdadera de las cosas finitas, ellos hicieron salir a estas últimas ( las cosas) del primero (Ser divino) mediante un acto de absoluto poder arbitrario, con lo cual a ellos ante todo el concepto de Divinidad se les pervirtió en su esencia y fué dotado de un poder arbitrario que compenetró al sistema religioso en su totalidad; acto seguido la razón fué para siempre trastornada y el pensamiento transformado en un fantasear onírico, pues una Creación no puede ser pensada en forma conveniente -lo que realmente se llama pensar- y jamás ningún hombre la ha pensado así. Especialmente, en lo que se refiere a la enseñanza de la religión, postular una Creación es el primer criterio de falsedad, negar una tal Creación en el caso de que ella pueda haber sido postulada por una precedente enseñanza religiosa, es el primer criterio de verdad de esta enseñanza religiosa...

Fuera de Dios nada existe en absoluto, y en el sentido propio de la palabra, por lo tanto nada existe fuera del Conocimiento: y este Conocimiento es la propia existencia divina, pura y simplemente y en forma inmediata; y en tanto Nosotros somos el Conocimiento, somos nosotros mismos, en nuestra raíz más profunda, la existencia divina. Todo lo demás, que se manifiesta ante nosotros como existencia -las cosas, los cuerpos, las almas, nosotros mismos, en tanto nos atribuímos un ser autónomo e independiente-, no es en absoluto verdadero ni existe en sí, sino existe solamente en la Conciencia y en el pensamiento como algo "concienciado", y pensado, y de ninguna otra manera en absoluto...

Dios es interiormente en sí Uno, no múltiple; Él es en sí Uniformidad, sin alteración ni cambio; y ya que Él existe justamente así, como Él es en sí mismo, así el existe como Uno, sin alteración ni cambio; y ya que el Conocimiento -o Nosotros-, somos esta misma existencia divina, entonces no pueden tampoco en Nosotros, en tanto nosotros somos esta existencia, tener lugar ninguna alteración o cambio, ninguna multiplicidad ni diversidad, ninguna separación, ninguna diferenciación, ni tampoco ninguna fisura.

Johann Gottlieb Fichte.

8 comentarios:

sankaradas dijo...

Namasté Francisco.

No deja de sorprender que un filosofo alemán del Siglo 18 llegue a una profundidad de las características del párrafo que nos presentas, Johann Gottlieb Fichte. Continuador de la filosofía de Kant, practico un sistema filosófico del que nació el llamado idealismo alemán, y ejerció una notable influencia en Hegel y Schelling,

Gottileb Fichte. Propuso un principio en que el filósofo presupone la existencia de cierto sujeto absoluto al que atribuye actividad Total.

Como siempre un acierto en abrirnos a estos grandes maestros que a menudo tenemos olbidados.

Z. dijo...

Hola Francisco: vaya! sorprendente! (Pero sólo para la mente ignorante). La Verdad es única y eterna.
Gracias por traernos Ésta desde tantos puntos de vista.
Un abrazo!

ASHRAM ARUNACHALA dijo...

OM

brillante esa disertacion de Fichte, y que lúcida! pues la Creación sólo es un juego en la Mente Cosmica del Uno,de la Mónada, que proyecta en la "sustancia mental" de sus cualidades (las "monadas individuales", nosotros)ese Lila Divino...
Está bien que podamos ver que en Occidente la Verdad encuentra genuinos expositores...
Un abrazo!

Soledad dijo...

Bien por Fichte y por tantos otros de Oriente y Occidente, Norte y Sur.

Francisco dijo...

El mensaje es el mismo, solo cambia (aparentemente) el mensajero. Un gran abrazo sankaradas, Z., ASHRAM ARUNACHALA, Soledad.

gabo dijo...

No había leído a Fichte, te agradezco por este recorte. Personalmente, entiendo la Creación como 'aspecto', más que como momento, de lo Divino. Lo Divino crea lo que (cito a Fichte) "existe solamente en la Conciencia y en el pensamiento como algo "concienciado", y pensado, y de ninguna otra manera en absoluto". Pero de cualquier manera, aunque sean aspectos distinguibles, no creo que sean aspectos separables de lo Divino. Por eso, acorde con el título de tu blog, al final (o sea en la experiencia?) no hay Creador y lo creado. Negar la Creación me parece una propuesta interesante para la vida, pero si vamos a hablar entonces quedémonos con la Creación, es un esquema útil, después de todo, y muy poético.

Francisco dijo...

Hola gabo. Son separados en el sentido de que el pensador y lo pensado son dos solamente en el pensamiento, y toda la reflexión efectuada por éste es ficticia ya que la comprención real y lo que somos está de fondo y no es tocada por este despliegue en el tiempo y en el espacio que llamamos pensar, imaginar, etc...Un gran abrazo gabo.

Janaka dijo...

¡Genial el comentario de Fichte!
Es sorprendente que un filósofo académico, un intelectual,haya llegado a manifestar esto, que más parecen las enseñanzas de un jñani...