viernes, 22 de mayo de 2009

No somos el cuerpo.


Debido a que usted identificó erróneamente a su propio yo con el cuerpo, usted piensa en la otra persona en función del cuerpo. Ni usted ni la otra persona son el cuerpo...

El nacimiento del pensamiento del "yo" es nuestro propio nacimiento, la muerte del pensamiento del "yo" es la muerte de la persona. La identidad errónea con el cuerpo surge después que surgió el pensamiento del "yo". Al pensar que usted es el cuerpo, usted da valores falsos a los demás y los identifica con los cuerpos. Así como su cuerpo nació, crece y perecerá, de igual modo usted piensa que la otra persona nació, creció y murió. ¿Usted pensaba en su hijo antes de que éste naciese? Éste pensamiento surgió después que éste nació y persiste incluso después que él muera. En la medida en que usted piense en él, él es su hijo. ¿Adónde ha ido él? El ha ido al origen del que surgió. Es uno con usted. Mientras usted exista, él está también allí. Si usted cesa de identificarse con el cuerpo y sólo ve al Yo real, esta confusión cesará. Hasta que esta verdad se comprenda, existirá siempre este pesar debido a los valores falsos que surgen del conocimiento erróneo y de la identidad errónea...

Libérese del pensamiento del "yo". Mientras el "yo" está vivo, hay pesar. Cuando el "yo" cesa de existir, no hay pesar.

Sri Ramana Maharshi.

7 comentarios:

gb dijo...

buenos días FRANCISCO

Desprenderse del apego al cuerpo (ilusorio e irreal), es el mismo centro del Vedanta-Advaita, como dice BHAGAVÁN en la entrada
[El nacimiento del pensamiento del "yo" es nuestro propio nacimiento, la muerte del pensamiento del "yo" es la muerte de la persona. La identidad errónea con el cuerpo surge después que surgió el pensamiento del "yo"], y desprenderse de ese primer pensamiento, hace que la ilusión se desvanezca.
namasté

sankaradas dijo...

Hola Francisco.
Esta magnifica entrada de Ramana me ha recordado que "Si hay yo hay otro y si hay otro hay miedo"
Este pequeño yo no existe solo existe el YO, Espiritu.

Namasté.

Soledad dijo...

Amen a las palabras de Ramana.

ASHRAM ARUNACHALA dijo...

OM

hola Francisco: Salutaciones al Maestro del Silencio !

Bacdiras dijo...

Grandes verdades.
Gracias.

Z. dijo...

Hola Francisco: Hay un autor sufí que dice:
"Nuestros ojos son velos de la verdadera vista (o conocimiento del “Sí mismo”), nuestras orejas un velo del Oído verdadero (que “todo lo oye”)… ¿Qué queda entonces del hombre (si no es más que “velo”, limitación e ignorancia)? Queda un ligero resplandor (la “chispa” divina oculta en lo más recóndito de su alma) que se le aparece como la lucidez de la consciencia."
el Shaikh Ahmed ben Mustafa al-Alawi
Un abrazo!

Francisco dijo...

Asi es Z. Lo que nos separa de lo que somos es un velo, y curiosamente es un velo lleno de agujeros porque el ego no es resistente a la observación y al observarlo vemos a través de él sin esfuerzo, ya que, como dice Sankara: "nos atamos sin cuerda". Un gran abrazo Z., Bacdiras, ASHRAM ARUNACHALA, Soledad, sankaradas y gb.