viernes, 19 de diciembre de 2008

Notar.


Si notas, te darás cuenta de que la felicidad ya está entre nosotros. No obstante, cualquiera que sea el grado de bondad que tenga la vida, el ego pondrá peros a esto: "sería mejor si...", "yo sería feliz si..." En tanto en cuanto no hagamos caso de estos pensamientos seremos felices. Pero el caso es que normalmente prestamos atención al hecho de que el ego rechace a Lo-Que-Es en vez de prestársela a Lo-Que-Es. Le otorgamos a este "no" la facultad de guiar nuestras acciones; esto es, saltamos de una idea a otra con la intención de mejorar la vida y de mejorarnos a nosotros mismos.

Nunca llegaremos a la felicidad escuchando al "no". La felicidad sólo es. Es inherente al momento -al Ahora- en forma de dicha, aceptación y amor. No puede no ser. Tenemos solamente que notar "lo que ya es". Ésta es la única realidad que existe; y si es así, ¿para qué perder entonces el tiempo dirigiendo nuestra atención a lo que no es?

Pensamos que algún día el "no" desaparecerá, que el ego dejará de dar argumentos en contra de la realidad, y que entonces seremos por fin felices. Pero ese día nunca llegará. Si esperas que el "no" desaparezca, tendrás que esperar mucho tiempo.

No tenemos que deshacernos del "no" para ser felices; sólo tenemos que verlo como lo que es -el descontento programado del ego- y no hacerle caso. El ego nunca será feliz; pero nosotros sí podemos serlo sino prestamos atención a lo que la mente dice que necesitamos para ser felices. El ego no sabe nada sobre felicidad. ¿Qué puede saber él sobre felicidad? Su cometido es elaborar infelicidad, y es muy habilidoso en eso de convencernos de lo contrario.

Una vez que nos convencemos de esto, la mente no tiene fuerza alguna para arrastrarnos fuera del Ahora. La única fuerza que tiene es el poder que le otorgamos al creernos lo que nos dice. Ahora que sabes esto, no hay excusa para que le prestes atención a tus pensamientos. Préstale atención a este momento.

Gina Lake.

2 comentarios:

Bacdiras dijo...

Hola Francisco!
Tratas unos temas muy interesantes. Notar, darse cuenta...
"Pensamos que algún día el "no" desaparecerá, que el ego dejará de dar argumentos en contra de la realidad, y que entonces seremos por fin felices. Pero ese día nunca llegará. Si esperas que el "no" desaparezca, tendrás que esperar mucho tiempo."
No tiene despercicio lo que dice.
Gracias.

Un saludo.

Flor de Menta dijo...

Hola Francisco:)

He estado leyendo algunos de tus textos y realmente es una muy buena selección.
He elegido este para comentar, porque es algo que yo experimento.. cuando me permito experimentarlo. Como todos experimento sufrimiento de vez en cuando.. en parte por que soy como dicen "demasiado sensible"). Superar el sufrimiento es realmente difícil incluso aunque creas como yo creo, en que esto es un samsara, matrix o teatro, como quieras llamarlo.

Cuando el sufrimiento pasa.. entonces llega la vida.. y entonces me doy cuenta de que el sufrimiento es parte de un samsara, de una mentira.

¡ Pero una mentira demasiado creíble ¡¡

Ojala llegue el día, en que pueda "trascenderlo", aunque ahora me conformo con mis momentos de VIDA, que cada vez son más:)

Felicidades
Sirah